PERIODONCIA

 

                 Sabemos que la enfermedad periodontal es una enfermedad infecciosa causada por las propias bacterias que colonizan la boca de manera habitual. Se produce enfermedad en aquellas personas que han bajado la guardia en su cuidado personal y han acumulado excesiva cantidad de irritantes locales, desbordando así su capacidad de defensa. También con mucha frecuencia se produce enfermedad en aquellas personas que genéticamente están predispuestas a ella. Estas personas son más vulnerables porque su sistema defensivo a nivel de encías funciona peor.

                El primer paso en el tratamiento de encías es hacer lo que comúnmente se llama "Limpieza de Boca". Este es un procedimiento básico y sencillo y que se suele considerar sólo como el primer paso para luego proceder a limpiar el sarro verdaderamente importante que es el que se acumula bajo la encía.

                El tratamiento periodontal consistirá en erradicar la infección existente a base de eliminar mecánicamente el sarro, las bacterias del interior de las bolsas y las toxinas que ellas han producido y han quedado impregnadas en la superficie de la raíz. Es por ello que para tratar este problema no basta con realizar una “Limpieza” de boca, ya que este tratamiento es útil para personas sin problemas especiales de encía y que han acumulado simplemente sarro superficial.

                Las personas con problemas especiales o con riesgo de padecerlos necesitan que se les realice uno o varios Raspados o también llamados Curetajes. Esta es una técnica especializada que elimina la infección de la profundidad de la bolsa, llegando a zonas no visibles. Necesita un alto nivel de especialización porque a menudo se trabaja a ciegas y en espacios muy pequeños, en donde el tacto de la persona bien entrenada es la única arma para eliminar de manera efectiva los irritantes bacterianos.

                El paciente será informado de cómo debe realizar su higiene oral personal pues que observamos que la mayoría de nuestros pacientes piensan antes de acudir a nuestra consulta que se cepillan adecuadamente, aunque en realidad no es así.

                Es indispensable la colaboración entre profesional y paciente para que ambos trabajen juntos con el fin, no sólo eliminar la infección de manera efectiva, sino de mantener los resultados deseados a lo largo del tiempo.